Ni tan santos ni tan inocentes

December 27, 2021

Las bromas del Día de los Inocentes pueden ser chistes de mal gusto cuando hablamos de finanzas personales: promociones que no se aplican, cobros extra de comisiones o intereses, compras que nos dejan sin ahorros, etcétera.

Muchas veces este tipo de eventos se deben a “jugarretas” o “chascarrillos” que las instituciones financieras tradicionales hacen a sus cuentahabientes sin que estos se den cuenta. No seas una inocente palomita y no te dejes engañar por alguna de las cuatro situaciones que a continuación te describimos:

1.- Aprobación involuntaria de créditos en el cajero automático

Un día vas a sacar dinero del cajero automático, pero tienes prisa y le das "Aceptar" a una oferta de una tarjeta de crédito, préstamo o seguro del banco donde tienes tu nómina. Ahora tendrás que esperar semanas para que te cancelen o pagar por un financiamiento que no querías. 

¡Ten mucho cuidado!, aunque la mayoría de los bancos sólo te preautorizan el préstamo aceptado en cajero y tienes que completar el trámite en sucursal, bancos como BBVA o Santander te lo aprueban en automático, por lo que debes llamar a atención al cliente en un plazo de 5 a 10 días para cancelar el trámite.

Para evitar esta "broma pesada", el organismo encargado de la defensa de los usuarios financieros en México, la Condusef, hace las siguientes recomendaciones:

- Llama inmediatamente a tu banco.

- Evita distracciones y centra tu atención en la pantalla del cajero cuando saques tu dinero.

- Si quieres un préstamo o crédito, lo mejor es acudir a una sucursal para que un asesor te responda dudas y te explique todos los detalles. 

- Infórmate sobre las condiciones de estos financiamientos: Costo Anual Total (CAT), tasa de interés anual, anualidad, comisiones.

- Ten el hábito de comparar productos de diversas instituciones financieras, para elegir el que más te convenga. 

2.- Créditos con supuestas tasas preferenciales

Probablemente has recibido ofertas de tu institución financiera para darte créditos a tasa preferencial, es decir, a la tasa más baja que pueden ofrecer para sus clientes leales.

Por lo general, esas tasas preferenciales te las ofrecen por buen historial de crédito, la antigüedad de tu cuenta vigente o tus ingresos. 

Sin embargo, puede haber varias "jugarretas" tras estos ofrecimientos:

- Cobros extras de comisiones, que llevan a un mayor CAT de tu crédito o préstamo preferencial.

- Es posible que el cálculo de tu tasa sea de tipo variable y no fija, lo que significa que, si aumenta la tasa de referencia del Banco de México, situación que sucede ahora mismo, se encarece tu crédito o préstamo.

- Las tasas preferenciales de los bancos son más altas que las tasas que cobran otros servicios financieros como las plataformas de préstamos personales

Antes de aceptar ese préstamo preferencial, checa los siguientes tips:

- Nunca aceptes un préstamo si no tienes la solvencia para pagarlo después. El dinero que destines a liquidar créditos no debe sobrepasar el 25 por ciento de tus ingresos.

- Si requieres un crédito y consideras la opción preferencial, compara esa opción con las de otras instituciones financieras.

3.- Compras diferidas a meses... con intereses

En estas fechas abundan las ofertas de compras diferidas a meses, es decir, esas adquisiciones que hiciste en noviembre o diciembre, pero que empezarás a pagar tres o seis meses después. 

Sin embargo, hay algunos detalles de estas compras que debes tomar en cuenta:

- No es lo mismo una compra diferida que a meses sin intereses. Aunque comienzas a pagar en marzo o junio, te van a cobrar los intereses de esa compra sí o sí.

- Tu deuda puede crecer conforme mayor sea el plazo de pago. 

- Como señalamos en esta entrada, los pagos diferidos pueden venir con intereses y comisiones adicionales que los bancos no suelen decirte abiertamente. 

- Los pagos diferidos pueden llevarte a comprar en exceso, incluso a sabiendas de que esas deudas no las podrás liquidar a futuro, afectando tu historial de crédito y tu salud mental.

Para evitar que este tipo de compras sean chistes de mal gusto, te sugerimos:

- Solo utilizar los pagos diferidos cuando lo que vayas a comprar sean bienes o servicios de larga vida útil, por ejemplo, muebles. 

- Revisar a detalle las condiciones y plazos de una oferta de estas características, para que sepas cuándo debes empezar a pagar y qué intereses debes saldar.

- Aceptar los pagos diferidos únicamente después de que hayas comparado los precios en diferentes tiendas del producto que quieres comprar. Muchas veces resulta más barato adquirir algo de contado o en pagos mensuales inmediatos.

4.- Recompensas que no lo son

Para atraer a más personas a usar sus tarjetas de crédito, los bancos prometen puntos o recompensas que puedes canjear como descuentos en miles de negocios. 

Estos funcionan así: por cada compra que haces con tu plástico, el banco te da una cierta cantidad de puntos que posteriormente puedes utilizar en futuras compras.

Sin embargo, en estas promociones no es oro todo lo que reluce. Debes tomar en cuenta lo siguiente:

- Los puntos o recompensas tienen una vigencia, es decir, dejan de ser válidos después de un tiempo. Dependiendo del banco y el tipo de plástico, esos puntos expiran en plazos que van desde uno a cinco años. 

- Puedes irte con la finta de que tus puntos pueden comprar muchas cosas, pero la realidad es que su equivalente en pesos es bajo. Por ejemplo, un punto BBVA equivale a 10 centavos o siete centavos dependiendo del negocio donde los vas a canjear, por lo que necesitarías al menos mil puntos para adquirir algo con valor de 100 pesos. 

- Los programas de puntos tienen restricciones: no los ofrecen a compras a meses sin intereses o existe un límite mensual de puntos que el banco te permite acumular. 

Para evitar bromas pesadas con este tipo de recompensas, te recomendamos:

- Revisar periódicamente la vigencia de tus puntos. 

- Usar los puntos si eres un consumidor habitual de productos o servicios específicos, por ejemplo, si viajas mucho en avión por temas de tu trabajo. En esos casos, los bancos sí pueden ofrecer un programa de recompensas atractivo. 

¿Qué otros engaños financieros conoces?, ¿qué otras recomendaciones nos sugieres para evitarlos?, ¡déjanos tus comentarios! 


Autor de la entrada:

Andrés Gallegos

andres.gallegos@yotepresto.com

Últimas entradas

Obtén tu préstamo con una tasa desde 8.9% anual

Cotiza tu préstamo