De negativo a positivo: así puedes transformar tu flujo de efectivo

October 18, 2021

¿Cada mes te estresas porque el dinero no te alcanza?, ¿sientes que gastas mucho respecto al salario que ganas?, ¿consideras endeudarte para resolver tu día a día? De ser así, es muy probable que tengas problemas con tu flujo de efectivo.

¿Y eso con qué se come? El flujo de efectivo es tu balance financiero del mes o cualquier otro periodo de tiempo. Para calcularlo, debes registrar tus ingresos, posteriormente le restas tus gastos y así obtienes el balance final o saldo, que te indicará si te sobró dinero o si lo estás perdiendo. 

La diferencia del flujo de efectivo con un presupuesto es que el primero es un registro de los ingresos y gastos que ya se hicieron o se están haciendo, mientras que el presupuesto es una planificación anticipada de lo que vas a ingresar y gastar en un futuro cercano o lejano. 

¿Para qué te sirve conocer tu flujo de efectivo? Te ayuda a saber cómo gastas tu dinero, cuáles son los rubros en los que destinas la mayor parte de tus ingresos y detectar los hábitos de consumo que pudieran afectar tus finanzas, por ejemplo, si estás pagando una mensualidad por un servicio de streaming que apenas utilizas. 

El flujo de efectivo puede ser descrito como positivo o negativo. A continuación, te explicamos cada uno de ellos, con ejemplos:

¿Qué es un flujo de efectivo positivo? 

Es cuando tus ingresos son mayores a tus gastos, dejándote con un excedente o saldo a favor que puedes destinar para varios propósitos como ahorrar o invertir.

Por ejemplo, tus ingresos son de 15 mil pesos mensuales. Si destinas 13 mil pesos a tus gastos como pago de tarjetas de crédito, servicios como la luz o el agua, la comida o gastos de transporte, al final te quedarán dos mil pesos. Este es un flujo de efectivo positivo. 

Si este es tu caso, ¡felicidades!, tus finanzas personales están en orden y cuentas con saldos a favor para metas a mediano y largo plazo como ahorrar para alguna emergencia o imprevisto, pedir un crédito para incrementar tu patrimonio o pensar en inversiones como seguros educativos o para tu retiro laboral.

¿Qué es un flujo de efectivo negativo?

Es cuando tus gastos son mayores a tus ingresos. Esto es perjudicial porque si no tienes dinero suficiente para cumplir tus compromisos financieros, recurres a endeudarte con los riesgos que eso conlleva si no pagas el préstamo a tiempo o a quemar tus ahorros, quedándote sin fondos.

Supongamos que mantienes tu sueldo de 15 mil pesos mensuales, pero en un mes determinado tuviste gastos por 21 mil pesos. Al final, tuviste un flujo de efectivo negativo de menos seis mil pesos.

Estos balances negativos son muy comunes en los cierres de año, donde las compras por El Buen Fin, la Navidad y el Año Nuevo son un fenómeno común. La temida "Cuesta de Enero" no es otra cosa que la forma en que esos flujos negativos afectan no solo tu vida financiera, sino también la personal y familiar, tras esos consumos excesivos sin ingresos suficientes para respaldarlos. 

¿Cómo puedo hacer positivo mi flujo de efectivo?

Si identificaste un flujo de efectivo negativo en tus finanzas, existen varias maneras de salir de este problema:

1.- Recurre a la consolidación de deuda

Una de las principales “fugas de dinero” o flujos negativos es el pago de intereses de tus tarjetas de crédito. Si estás en ese conflicto, la consolidación de deuda te permitirá salir del problema ahorrándote buena parte de tu deuda actual.

Por ejemplo, si tienes una deuda de 14 mil pesos con una tarjeta de crédito que te cobra el 62.9 por ciento de interés anual, pagarás casi ocho mil pesos de intereses. Con la consolidación, podrías liquidar solamente dos mil 300 pesos, dependiendo de tu historial financiero.

2.- Recorta gastos 

¿Hay alguna inscripción a un gimnasio al cual dejaste de asistir hace meses?, cancela esos pagos. ¿Tienes la costumbre de pagar la cuenta a tus amigos cuando van a un restaurante?, divide la cuenta sin miedo a que te digan “agarrado” o “codo”.

Casi siempre existen gastos innecesarios que nos dejan sin recursos a final de quincena o mes, identifícalos y acaba con ellos. Aunque al inicio te pueda costar trabajo, verás resultados positivos en forma de mayor dinero disponible en un mediano plazo. 

3.- Busca o crea nuevas fuentes de ingresos

Si consideras que todo el dinero que gastas lo destinas a cosas indispensables, y si tienes tiempo libre, existen maneras de subir tus entradas de dinero: busca vacantes laborales de medio tiempo o de fin de semana. También puedes vender algunos objetos de segunda mano que ya no utilices. 

Consideraciones finales

Recuerda que hay aplicaciones financieras para los celulares que te ayudarán a organizar mejor tus gastos e ingresos, facilitando el registro de tus flujos de efectivo y ordenando tus cuentas.

Además, toda acción enfocada hacia un balance financiero positivo debe acompañarse del hábito del ahorro: expertos recomiendan apartar entre 10 y 20 por ciento de tus ingresos para tal fin. 

¿Te gustó la entrada?, ¿tienes otras recomendaciones?, ¡haznos llegar tus comentarios!


Autor de la entrada:

Andrés Gallegos

andres.gallegos@yotepresto.com

Últimas entradas