Cinco lecciones financieras que no nos enseñaron en la escuela (PARTE I)

November 1, 2021

México aún está en pañales en la enseñanza de temas financieros en las escuelas, desde las primarias hasta las universidades, pese a que existe una Estrategia Nacional de Educación Financiera (ENEF), en la cual se establece como uno de los objetivos impartir lecciones desde la educación básica.

Mientras tanto, la falta de capacitación financiera masiva provoca rezagos en millones de personas: siete de cada 10 mexicanos tiene un bajo nivel de conocimientos sobre finanzas, según una encuesta del Nacional Monte de Piedad y el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM).


Lo anterior provoca poco interés en los mexicanos sobre su sistema financiero: apenas 47 por ciento de los adultos tiene una cuenta en un banco, según la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (ENIF). 

Estamos seguros de que si en las escuelas nos enseñaran a manejar productos financieros, viviríamos en una realidad muy diferente. Así que, aquí te dejamos cinco cursos que debiste tener:

1.- ¿Cómo se usan las tarjetas de crédito?

La falta de orientación sobre el uso correcto de las tarjetas de crédito deriva en malos manejos que afectan nuestras finanzas personales: gastos excesivos, deudas impagables por los altos intereses, disponer de dinero en efectivo, etcétera.

Para lograr un buen uso de las tarjetas, hay que conocer cómo funcionan: cuáles son las fechas pago y de corte, las ventajas de hacer el pago para no generar intereses o el total de la deuda, en lugar de liquidar el mínimo, y comparar la tasa de interés anual de varias tarjetas antes de contratar una.

Si entendemos bien los temas antes mencionados, podrías utilizar los plásticos a tu favor como un financiamiento adicional que impulse tus finanzas, sobre todo si haces alguna compra a meses sin intereses o adquieres productos en línea.

2.- ¿Qué es el CAT?

Si en la escuela no aprendimos cómo usar las tarjetas de crédito, tampoco tuvimos información detallada sobre sus características. Por lo tanto, no supimos identificar definiciones fundamentales como el Costo Anual Total (CAT).

A grandes rasgos, el CAT es lo que, realmente, le pagas cada año al banco por tener con él una tarjeta o préstamo. Además de la tasa de interés anual, el CAT incluye el cobro de comisiones, por ejemplo, la anualidad, primas de seguros y otros gastos que suben el costo del crédito.

Un ejemplo de lo que es el CAT es el siguiente: supongamos que recibes un crédito por 100 mil pesos de yotepresto, a una tasa anual de 8.9 por ciento y a un plazo de 36 meses. En esas condiciones, el CAT promedio de ese crédito es de 23.28 por ciento sin IVA, por lo que el monto total que nos deberás pagar será de 123 mil 591 pesos. 

Te invitamos a tener en cuenta el CAT de todos tus créditos, ya que de no tenerlo en cuenta, puedes estar accediendo a préstamos y tarjetas demasiado caros.

3.- ¿Qué es y para qué sirve un fondo de emergencia? 

La falta de hábitos financieros ha provocado que hoy seis de cada 10 mexicanos no cuenten con un fondo de ahorro para emergencias o imprevistos, según un estudio de yotepresto.com. Incluso, un 16 por ciento no considera como algo importante tenerlo, lo cual es un grave error.

Un fondo de emergencia es un monto de dinero que guardas o ahorras en previsión a alguna necesidad a futuro, por ejemplo, la enfermedad de algún familiar. Los expertos consideran que este debería ser, al menos, equivalente a entre tres y seis meses de tus ingresos normales.

Ojalá en la escuela nos hubieran dado puntos extra por comenzar a crear este fondo. Pero, nunca es tarde, empieza a hacerlo destinando, al menos, un 10 por ciento de tus ingresos mensuales. 

4.- ¿Qué es y cómo usar Buró de Crédito a tu favor?

La falta de educación financiera ocasiona que mucha gente tenga ideas equivocadas sobre lo que es Buró de Crédito. Piensan que es una lista negra de malos deudores, que alertan o "boletinan" a las personas para que no se les otorguen préstamos, entre otros mitos. 

En realidad, Buró de Crédito es un organismo que registra el historial crediticio de todos los usuarios financieros, tanto buenos como malos pagadores. Las instituciones financieras se basan en estos reportes para aceptar o rechazar las solicitudes de créditos y préstamos.

En la escuela, debieron enseñarnos a iniciar nuestro historial crediticio sin errores y, en caso de cometerlos, cuáles son las acciones que nos permiten mejorar nuestro Score Crediticio, que es la calificación que nos asigna Buró a partir del manejo de nuestros créditos. 

5.- ¿Qué es un presupuesto y cómo se hace?

En el mejor de los casos, las lecciones financieras que recibiste en la escuela se limitaron a invitaciones a ahorrar y a no gastar de más. Sin embargo, rara vez nos decían cómo hacer cualquiera de estas dos cosas.

Una estrategia para iniciar la práctica de buenos hábitos financieros es realizando un presupuesto. En pocas palabras, un presupuesto es un listado de ingresos y gastos que se prevén hacer dentro de un tiempo determinado: un mes, un año, etcétera.

Como sabemos que en Economía nunca viste este tema, aquí te dejamos cómo hacer un presupuesto desde cero:

1.- Enlista todos los ingresos que tienes (al mes, a la quincena o al año).

2.- Enlista todos los gastos que tienes, ya sean fijos o variables (al mes, a la quincena o al año).

3.- Redistribuye tus ingresos, puedes hacerlo de la siguiente manera:

- 50 por ciento para gastos fijos: servicios de luz, agua, teléfono, etcétera. 

- 30 por ciento para gastos flexibles: salidas a restaurantes, al cine. 

- 20 por ciento para ahorros, pago de deudas o inversiones. 

4.- Apégate 100% a tu presupuesto.

Recuerda que lo mejor es compartir el conocimiento, así que una vez que tú mismo aprendas lo anterior, intenta que tus amigos y familia también lo hagan.

¿Te gustó la entrada?, ¿Qué otras lecciones faltaron por ser impartidas?, ¡haznos llegar tus comentarios!


Autor de la entrada:

Andrés Gallegos

andres.gallegos@yotepresto.com

Últimas entradas