¿Cómo enseño a un niño a ahorrar?

 

La educación financiera es clave en la vida. Por ello, saber cómo ahorrar debe ser parte fundamental de la formación de un niño, ya que lo que aprenda de pequeño lo replicará cuando sea un adulto.

 

Sin embargo, a veces a los padres les parece complicado enseñar esta lección tan valiosa, porque, tal vez, no tienen una referencia. Es por eso que en este artículo te daremos algunos consejos sobre cómo enseñar a tus hijos a ahorrar.

 

Enseñar a ahorrar a un niño le ayudará a hacerlo cuando sea un adulto.

 

¿Cuándo empezar a enseñar a un niño a ahorrar?

 

Seguramente esta es la pregunta más común que se hacen los padres sobre este tema. Y es que ellos toda la vida verán a sus hijos como bebés y, en ocasiones, se complica saber cuándo están listos para comenzar a aprender sobre finanzas.

 

Bueno, la respuesta es muy sencilla: cuanto antes, mejor. Claro que tu hijo no aprenderá cuando solo tenga unos meses, pero entre los tres y los cuatro años, cuando comprenda para qué se utiliza el dinero y pueda contar, será un momento ideal.

 

Recuerda que el niño de esta edad es aún muy pequeño, por lo que lo mejor será que le hables con palabras sencillas y vayas incrementando la dificultad con el paso del tiempo.

 

Una vez dicho esto, aquí te dejamos cuatro pasos para enseñar a tus hijos a ahorrar:

 

1.- Enseñar el valor de las cosas

 

Luis Gerardo Estrada, profesor de la Universidad Panamericana (UP) Campus Guadalajara, refirió que una de las primeras lecciones para lograr que tus hijos ahorren es enseñarles el valor de las cosas.

 

“Son niños, entonces no hace falta hablar de millones ni cientos de millones, porque eso no lo entienden. Pero, hacer una comparación puede ayudarnos, por ejemplo, podemos decirles: ‘comprar una playera equivale a tres domingos tuyos’ o ‘comprar una casa es igual a comprar cinco carros’”, recomendó el especialista.

 

Ayúdalo a saber el valor de las cosas: ese juguete es igual a cinco de tus domingos.

 

Este lenguaje, obviamente, tendrá que ir cambiando conforme tu hijo vaya creciendo y pueda comenzar a entender las cantidades.

 

2.- Poner metas

 

La manera más sencilla de que un niño aprenda para qué sirve el ahorro es ponerles metas. Por ejemplo, si tu hijo quiere un juguete en específico, lo mejor será que le digas que él mismo podrá comprárselo, si ahorra lo suficiente.

 

Así, cada vez que le des dinero, dile que separe una cantidad para su objetivo. Con esto, además, lo enseñarás que debe ahorrar antes de gastar y no al revés.

 

“Si los incentivamos a ahorrar con objetivos, los niños valorarán y cuidarán más las cosas, porque no es lo mismo tener algo regalado que algo que nos costó trabajo y esfuerzo. Además, así tendrán una mayor tolerancia a la frustración y, con ello, éxito en su vida en general”, mencionó Estrada.

 

Hagan un presupuesto juntos: ¿cuánto puedes gastar en el cine?

 

3.- Crear un presupuesto

 

Puede que tu hijo no gaste en muchas cosas. Por ejemplo, es probable que sea demasiado pequeño como para comprar comida o pagar un servicio de streaming.

 

Pero, si en algún momento quiere ir al cine, a un centro comercial, a la playa o a la tienda de la esquina, será una oportunidad ideal para que le enseñes a crear y respetar un presupuesto que le permita aprender a hacer un gasto consciente.

 

“¿Cuánto dinero tiene y cuánto puede gastar? De ahí tendremos que partir al momento de crear un presupuesto con un niño, además de explicarle por qué no puede gastarse todo su dinero en una ida al cine o a la playa, habrá que hacer una lista de las cosas en las que quiere gastar y cuánto se destinará a cada cosa. Después, asegurarse de que solo lleve el dinero necesario, para que realmente respete el presupuesto”, recomendó el académico.

 

4.- Predicar con el ejemplo

 

Realmente no servirá de nada que le enseñemos a nuestros hijos a ahorrar, si nosotros no lo hacemos, ya que, como dice el dicho “las palabras convencen, pero el ejemplo arrastra”.

 

“Predicar con el ejemplo es lo mejor que podemos hacer. A lo mejor pensamos que los niños no se dan cuenta de cómo manejamos nuestras finanzas, pero por supuesto que lo hacen y si no ahorramos, ellos tampoco lo harán, sin importar cuántas veces les digamos ni cuántas veces les expliquemos”, destacó Estrada.

 

Tu ejemplo es muy importante, ¡ahorren juntos!

 

Seguro si sigues estos pasos, harás que tus hijos ahorren y tengan una excelente salud financiera cuando sean adultos.

 

¿Te gustó el artículo? ¿Qué haces para que tus niños ahorren? ¡Compártenos tus comentarios!

 

Facebook Comments