¡Cuidado con las tandas!

 

En México, según la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (ENIF) que realiza el Inegi, las mujeres ahorran más que los hombres, pero la mayoría ahorra informalmente, es decir no en una cuenta bancaria.

 

Las tandas son el mecanismo más común de ahorro informal para las mujeres mexicanas, las cuales consisten en dar una cantidad semanal, quincenal o mensual a una persona, quien manejará el dinero y, por números, irá entregando el ahorro a quien le toca.

 

Las mujeres en México ahorran más, pero de manera informal.

 

A pesar de ser una práctica extendida entre amigas, vecinas y compañeras de trabajo, aquí te damos tres razones por las que debes tener cuidado con esto:

 

1.- Puede ser un fraude

 

No importa hace cuánto tiempo conozcas a la persona que organiza, ésta puede cometer un fraude y llevarse el dinero de las participantes, sin que ellas tengan suficientes pruebas del robo, ya que, normalmente, todo se hace en efectivo.

 

Si decides ingresar a una tanda, lo mejor será hacerlo lo más formal posible, haciendo que la organizadora y las participantes firmen una carta compromiso que las proteja a todas de cualquier fraude.

 

2.- Te expones a un robo

 

En las tandas todo es en efectivo: tú le das el dinero a la persona que la está organizando y ella, a su vez, te lo dará cuando te toque. Esto puede ponerlas en riesgo de ser víctimas de un robo.

 

Así que, si te decides a entrar en alguna tanda, lo mejor será que todo se maneje mediante dinero electrónico, haciendo transferencias y depósitos, así será menos probable que pierdan todo al ser víctimas de algún delito.

 

Si ahorras en tandas, puedes perder tu dinero.

 

3.- Es más fácil gastar el ahorro

 

Ahorrar en una tanda quiere decir que, en algún momento, recibirás ese dinero de golpe y, normalmente, en efectivo, lo que hará mucho más fácil que te lo gastes, en lugar de incrementar tu ahorro o invertirlo en algo.

 

Es por eso que, si entras a alguna tanda, este dinero debe ser para una meta en específico y, además, tú deberás ahorrar aparte para crear tu fondo de ahorro para emergencias, invertir o tener una pensión cuando decidas jubilarte.

 

¿Qué sería lo ideal?

 

Ahorrar de manera informal tiene muchos riesgos, es por eso que te recomendamos hacerlo formalmente abriendo una cuenta bancaria para este fin y programando transferencias automáticas desde tu tarjeta de nómina o chequera a esa cuenta, con el fin de nunca olvidar ahorrar.

 

Ahorrar de manera formal protege tu dinero, puedes hacerlo online.

 

Esto hará que prevengas los problemas que te trae ahorrar en una tanda. Por ejemplo, es mucho más difícil que una institución financiera cometa un fraude y desaparezca con tu dinero.

 

Por otro lado, si llegas a ser víctima de un robo, bastará que hagas una llamada y canceles tu tarjeta de débito para proteger tu ahorro.

 

Mientras que, si lo que quieres es evitar a toda costa gastar ese dinero, solo necesitarás guardar en un lugar seguro tu tarjeta y no utilizarla a menos que sea realmente necesario.

 

¿Te gustó el artículo? ¿Has tenido problemas con una tanda? ¡Compártenos tus comentarios! 

 

Facebook Comments